Claudia Sánchez, artesana creadora de ClaJoyas: “La Corporación de Desarrollo Araucanía me sacó de los problemas de proyectos fallidos”


La artesana, que vive hace más de 18 años en la región, comenta la importancia de encontrar apoyo para el reemprendimiento y el acompañamiento integral que encontró en la institución.

En sus ocho años de funcionamiento, la Corporación de Desarrollo Araucanía (CDA) ha acompañado a una variada gama de iniciativas, ya sea desde sus inicios o para dar saltos de crecimiento en el camino a consolidar un emprendimiento.

Con la reciente incorporación del Pabellón Araucanía como punto estratégico para el comercio justo, turismo y cultura, surge una nueva vitrina para complementar su misión de dar a impulsar lo mejor en iniciativas gourmet, artesanía y agroelaborados con sello regional. Un ejemplo claro de este camino de acompañamiento es Claudia Sánchez, creadora de ClaJoyas, quien en sus cuatro años dedicada a la orfebrería destaca la llegada de la CDA en un momento clave de su vida para lograr salir adelante y superar los problemas que trajo un fracaso previo a la hora de emprender.

¿Cuál fue tu inicio en la orfebrería?

“Una vecina que sabía de sus aptitudes en trabajos de manualidades me motivó a hacer un curso de orfebrería. Yo pensaba que era muy caro, que no era lo mío, pero me fascinó porque mezcla dos cosas muy lindas, ya que trabajas en algo tan fino como una joya con algo tan tosco con el metal. Esto lo asocio a mi vida, ya que mi papá es mecánico y mi mamá es modista, de ahí que viene el complemento de esos dos elementos que sin duda reconozco en mi trabajo”.

¿Y cómo surge la idea de tomar esto como una idea de negocio?

“Todo esto comenzó como hobbie, hasta que conocí a una persona que me insistió en que hacer un negocio juntos. Eso no resultó muy bien y me dejó con muchos problemas y complicaciones que me tenían bastante mal hasta que otra persona me contactó con una de las profesionales de la Corporación de Desarrollo Araucanía que estaba en búsqueda de artesanos locales”.

Desde ahí comienza una nueva etapa junto a la CDA…

“En mi camino de perfección en esto, hice un curso de platería mapuche gracias a la CDA, donde conocí mucho más de la cultura. Posteriormente seleccionaron un grupo de orfebres para hacer una capacitación en la que me ayudaron para conocer mi esencia como artesana, eso me acercó mucho más a la región porque para hacer una joya tuve que realizar un diseño con los elementos que me acercan al territorio y darle un sello personal a mis creaciones. Todo eso lo aprendí gracias a la CDA, por lo que estoy muy agradecida”.

¿Y la participación en las actividades que organiza la Corporación?

“Mi primera experiencia en una Expo fue en Angol, hace dos años, y para mí fue maravillosa. Yo sin saber cómo desenvolverme, pero la Corporación corrió con todos los gastos en alojamiento, de instalación, comida, de cada detalle, y desde ahí que me han invitado a participar en otras instancias en varias comunas, donde trato siempre de participar ya que es una gran oportunidad”.

¿Cómo valora el aporte que entrega a su negocio la participación en las expos?

“Eso a mí me sacó de los problemas y complicaciones que me dejó otro proyecto de negocio fallido, fue una solución que cayó como anillo al dedo, como si me hubiesen acogido y con las expos y capacitaciones comenzó una etapa de muchos beneficios ya que pude salir con mis productos, comenzar mi independencia gracias a los contactos que me permitieron conocer. La gente que acude se lleva una tarjeta y posteriormente nos contactan para realizar pedidos”.

A todo este apoyo, se suma la posibilidad de contar con una vitrina con sus productos en el Pabellón Araucanía ¿qué le ha parecido esa experiencia?

“El día que me invitaron a participar del Pabellón en su tienda, no dudé en aceptar. Ha habido una excelente recepción de parte de los encargados de la tienda, de la gente que trabaja ahí, la relación es muy fluida y ordenada. A mí me permitió crecer también en muchas cosas, ya que debido a esto tuve que aprender a sacar facturación electrónica, sacar guías de despacho, a formalizar mi negocio. Sin esto quizá no lo hubiese hecho y seguiría en la informalidad. El Pabellón en la mejor vitrina, mucha gente que ve mis productos y llega a mi tienda personal para conocer más creaciones y pedir productos personalizados”.

De esta forma la artesana valora el aporte de la Corporación de Desarrollo Araucanía para el desarrollo de los productores locales y agradece su apoyo. Claudia Sánchez tiene su tienda y taller personal ubicado en Los Conquistadores 1515, Temuco, donde realiza clases particulares en engaste, martillado y repujado, grabados al ácido, fold forming, diseños a pedido en metales nobles, piedras naturales, madera, cuero, etc.

Para conocer más detalles y contactar, también está disponible en sus cuentas en Facebook e Instagram.